Las semanas de embarazo se cuentan desde el primer día de tu último periodo menstrual porque ése es el método que actualmente siguen la mayoría de los médicos.

Sin embargo, si comenzaras a contar el embarazo desde la fecha estimada de concepción o desde el día en que te tocaba ovular durante el mes en que quedaste embarazada, contarías que tienes dos semanas menos de embarazo. El día estimado de la concepción es, literalmente, el día en que quedaste embarazada, pero la mayoría de la gente no cuenta el embarazo desde ese momento porque no hay manera de saber con exactitud qué díaexactamente ovulaste y concebiste.

De modo que la mayor parte de los profesionales de la salud emplean el método más sencillo, que consiste en recurrir al primer día del último periodo menstrual — una fecha que las mujeres pueden determinar fácilmente —. A partir de ahí cuentan 40 semanas y esa es la fecha prevista para el parto.

Por otra parte, si cuentas el embarazo a partir de la fecha estimada de concepción, la fecha del parto será 38 semanas después. Ésta es la razón por la que  la mayoría de los médicos, te indican que llevas embarazada dos semanas más de las que realmente son.

Cuarenta semanas son nueve meses de calendario (de 30 ó 31 días), o diez meses lunares (28 días). Para contar los meses más fácilmente, hay muchos libros y sitios Web, como éste, que consideran los meses como lunares, por lo que cuatro semanas se consideran un mes. Con esta fórmula, cuando se cumplan las cuarenta semanas ¡llevarás embarazada diez meses lunares!