Assign a 'primary' menu

Category Archives for Peso en el embarazo

¿Cuánto peso se recomienda añadir durante el embarazo?

El aumento de peso apropiado durante el embarazo dependerá de cuánto pesabas antes de quedar embarazada y de lo proporcionado que esté tu peso con tu altura. La relación entre el peso y la altura se expresa por medio de una cifra conocida como el Índice de Masa Corporal o IMC.

El Índice de Masa Corporal (IMC) es una forma útil de averiguar si tu peso está dentro de lo aconsejable.

Para calcular tu IMC, tienes que saber tu estatura y tu peso. Si ya estás embarazada, has de indicar qué peso tenías antes de quedar embarazada.

La calculadora de IMC es sólo una herramienta y no debe sustituir los consejos de tu doctor durante tus visitas prenatales.

Se calcula según la expresión matemática:

IMC=\frac{peso (kg)}{estatura^2 (m^2)} \,\!
 
 
O sea, divides tu peso por tu estatura en metros cuadrado.

El valor obtenido no es constante, sino que varía con la edad y el sexo . También depende de otros factores, como las proporciones de tejidos muscular y adiposo. En el caso de los adultos se ha utilizado como uno de los recursos para evaluar su estado nutricional, de acuerdo con los valores propuestos por la Organización Mundial de la Salud.

 

Analiza tu resultado con la ayuda de la escala de abajo

Las que no tienen verdaderos problemas de peso…
Menos de 16 > Delgadez extrema
Menos de 18,5 > Delgadez

Las que están en el peso justo pero quieren vigilar para mantenerse
18,5 a 24,9 > Peso normal
25,0 a 29,9 > Sobrepeso

Por encima de estos índices, es importante consultar a tu médico
30,0 a 34,9 > Obesidad, clase 1
35,0 a 39,9 > Obesidad, clase 2
40 o más > Obesidad, clase 3 (obesidad mórbida)

El IMC es un método fiable para los adultos de 20 a 65

 

¿CUANTO PESO SE RECOMIENDA AUMENTAR DURANTE EL EMBARAZO?

Estas son las recomendaciones actuales:

Si tenías un peso normal antes del embarazo (un IMC entre 18.5 y 24.9), debes aumentar entre 11,5 a 15,9 kg), subiendo entre entre 450 gramos y 2,3 kg durante el primer trimestre y alrededor de 450 gramos por semana durante el resto del embarazo.

Si en el momento de la concepción estabas por debajo del peso normal un IMC de menos de 18.5 deberías aumentar entre 12,5 a 18 kg.

En caso de que antes de quedar embarazada tuvieras sobrepeso (un IMC de 25 a 29.9) deberías aumentar entre 7 a 11,5 kg. Si eras obesa (un IMC de 30 o más alto), deberías subir entre entre 5 y 9 kg.vas a tener mellizos o gemelos tienes que subir entre 16,7 a 24,5 kg y entre 11,5 y 19 kg si tenías sobrepeso.

control de peso durante el embarazo

¿Cómo puedo mantenerme dentro del peso adecuado?

Aliméntate de forma saludable mientras estás embarazada y pídele a tu médico que te recomiende un programa de ejercicios que sea adecuado para ti.

Lo primero que tienes que saber es que comer para dos no significa comer dos veces lo que comes normalmente, eso es un mito y nada más lejos de la realidad. Hay que alimentarse adecuadamente y ante la duda, consultar con un especialista.

De hecho, solamente necesitas unas 300 calorías extra al día cuando estás embarazada y menos durante tu primer trimestre.

Vamos a repasar 3 de las preguntas más comunes sobre sobrepeso que tiene cualquier mujer embarazada:

¿QUÉ ME PASARÁ SI ENGORDO MÁS DEL PESO RECOMENDADO DURANTE EL EMBARAZO?

Los estudios muestran que las mujeres que suben demasiado peso durante el embarazo tienen un riesgo más grande de tener una cesárea. También tienden a retener mucho más peso después del embarazo y su peso es más alto en los siguientes embarazos. Esto puede ser un problema porque las mujeres que comienzan el embarazo con sobrepeso tienen un riesgo más alto de complicaciones, incluyendo diabetes del embarazo y preeclampsia.

Además, los bebés de mujeres que aumentan más peso del recomendable durante el embarazo pueden ser demasiado grandes en el momento del nacimiento lo que puede causar complicaciones durante el parto tanto para la madre como para el bebé. Y los niños de las mamás que comienzan sus embarazos con exceso de peso tienen más probabilidades de tener exceso de peso o ser obesos en el futuro.
Por último, las mujeres que tienen un exceso de peso antes del embarazo tienden a tener problemas para comenzar a amamantar y continuar haciéndolo. Los expertos creen que hay varias razones para esto, incluyendo poca producción de leche y dificultad para posicionar al bebé para darle el pecho. Aumentar demasiado de peso durante el embarazo puede empeorar este problema.

Por otra parte, las mujeres que comienzan en embarazo con un peso demasiado bajo, o que no aumentan suficientemente de peso durante el embarazo, tienen más riesgo de dar a luz a un bebé prematuro o a un bebé con bajo peso (menos de 2,4 kg). El parto prematuro puede causar problemas de salud o ser incluso mortal si el bebé nace demasiado pronto.

 

¿CÓMO PUEDO CONTROLAR LA ANSIEDAD DEBIDO A LOS CAMBIOS HORMONALES?

Tanto si has estado luchando para poder controlar tu peso en el pasado, como si nunca has hecho una dieta en tu vida, puede ser difícil aceptar que ahora debes aumentar de peso. Es normal sentir ansiedad al ver cómo van subiendo los números en la balanza. Intenta pensar en que esos kilos de más son importantes para tu bebé y que después de tener a tu hijito, los bajarás. Más importante todavía que el peso que aumentes, es lo que comes

durante el embarazo. Seguir una dieta saludable y hacer ejercicio de forma regular (siempre consultando antes con tu doctor), puede hacer que te sientas mucho mejor.

Pregnant woman weighing herself on a bathroom scale. View from above. No face. Focus on belly and hands.

¿CÓMO ADELGAZARÉ DESPUÉS DE DAR A LUZ?

Gran parte del peso que has estado acumulando lo perderás en el momento que des a luz. Un bebé suele pesar alrededor de (3,5 kg más o menos, dependiendo de cuándo tengas al bebé), y el líquido amniótico, la placenta, los fluidos corporales y la sangre extra en tu cuerpo, suelen pesar entre 8 y 12 libras más (3,5 a 5,5 kg).

Recuerda que has tardado nueve meses en aumentar todo ese peso y que puede que tardes otros tantos en perder esas libras de más. Una dieta saludable, combinada con ejercicio, es la mejor forma de bajar de peso después del parto.

Sin embargo, no cortes la cantidad de calorías que consumes inmediatamente después de dar a luz. Ser mamá de un recién nacido requiere un montón de energía y eso significa que le tienes que dar a tu cuerpo la nutrición que necesita. Si tienes paciencia y le das a tu cuerpo la oportunidad de que haga su trabajo, te sorprenderás de cuánto peso pierdes de forma natural, especialmente si estás amamantando

 

Si te está costando mucho perder peso, considera consultar con una dietista registrada y quizás un entrenador para que te ayude a perder la cantidad adecuada de peso a un ritmo saludable.

Durante el embarazo ¿Se debe comer por dos?

La famosa frase que dice que “la mujer embarazada tiene que comer por dos”, constituye un mito en la alimentación de la gestante.

Durante el embarazo, la mujer suele recibir informaciones de muy distintas fuentes que le aconsejan “lo que debe y lo que no debe hacer”, en especial, acerca de la alimentación que se supone que debe seguir.

La famosa frase que dice que “la mujer embarazada tiene que comer por dos”, constituye un mito, ya que como veremos a continuación, no por tener que alimentar a dos, debe comer de forma exagerada.

Necesidad mayor de alimentación

Es cierto que a partir del final del primer trimestre de gestación se detecta un aumento de las necesidades nutritivas debidas al crecimiento del feto, que normalmente la mujer acostumbra a cubrir con un espontáneo aumento de la ingesta de alimentos.

Los especialistas calculan que el aumento de necesidades energéticas se cifra en unas 350 calorías a partir del 4º mes, sobre la ingesta realizada habitualmente. Por lo tanto, queda claro que no se trata de doblar el consumo de alimentos, sino de que los alimentos que componen la dieta aporten al organismo los nutrientes esenciales para la buena salud de la madre y el sano crecimiento y desarrollo del futuro bebé.

Dado que no hay un alimento que contenga todos los nutrientes que necesita la mujer, la alimentación deberá ser variada y equilibrada para que la sangre de la madre, que se comunica con la del embrión a través de la placenta, le aporte las proporciones necesarias de sustancias nutritivas.