Assign a 'primary' menu

Category Archives for Semana 11

Semana 11 – El desarrollo del bebé

Tu bebé está maravillosamente formado y es emocionante saber cómo crece semana tras semana…¡y aún día a día! ¡La vida en si es un gran milagro!

Ya está completamente formado y tiene el tamaño de un higo. Mide unos 4 centímetros y pesa unos 7 gramos. Su piel es tan finita, que es casi transparente y por eso se pueden ver todas sus venas. Algunos de sus huesos están empezando a endurecerse y brotecitos pequeños, que luego serán sus dietes, comienzan a aparecer debajo de las encías.

Los dedos de sus manos y de sus pies no sólo están ya todos formados, sino que dentro de muy poquito podrá abrirlos y cerrarlos.

Ahora, además de dar pataditas, se estira. ¡Está tan a gusto como pez en el agua! A medida que vaya creciendo se irá moviendo más, pero todavía no sentirás estos movimientos acuáticos porque aún es muy pequeño. Empezarás a notar sus movimientos alrededor de la semana 18.

Algo que te puede parecer curioso es que, también dentro de poco, empezará a tener hipo ya que su diafragma está formándose.

Semana 11 – Cambios en tu cuerpo

Puede ser que nos cueste hacer ejercicio de forma regular pero ahora es un buen momento para comenzar. Es posible que las náuseas hayan disminuido y sientes que tienes más energía .

Hacer ejercicio mejora el tono muscular, la fuerza y la resistencia, tres cosas que te van a hacer mucha falta durante el parto, y que te ayudarán a recuperar tu forma física una vez que hayas tenido al bebé.

Los mejores ejercicios que puedes practicar durante los nueves meses, son la natación y caminar.

Si las náuseas te lo están haciendo pasar mal y no puedes comer una variedad de alimentos, o si no estás aumentando de peso todavía, no te preocupes. La mayoría de las mujeres sólo aumentan entre 1 a 2,5 kilos durante el primer trimestre. Es muy probable que pronto recuperes el apetito y empieces a subir de peso. Mientras tanto, come lo que puedas y no dejes de tomar las vitaminas prenatales para que te ayuden un poquito.

Un síntoma común en esta etapa es el estreñimiento. Hay cambios hormonales y estos pueden hacer la digestión más lenta.

El acidez es frecuente en esta etapa ya que las hormas hacen relajar la válvula entre tu estómago y el esófago. Si te sirve de consuelo, recuerda que todas estas molestias son para una buena causa y sólo durarán unos meses.

Tu útero va aumentando de tamaño a medida que tu bebé crece y eso puede causar unos retortijones similares a los que se tienen con la regla, o incluso parecidos a una pequeña contracción de parto. Al mismo tiempo que esto ocurre, la progesterona está haciendo que tu sistema digestivo trabaje más lento, y que te sientas hinchada e incómoda. Hay bastantes mujeres que tienen este tipo de molestias en el bajo vientre, que son inofensivas, pero si estás teniendo contracciones reales y sangrado, o si las contracciones son fuertes, podría ser señal de un aborto espontáneo y debes hablar con tu doctor cuanto antes.