Assign a 'primary' menu

Category Archives for Semana 14

Semana 14 – Cambios en el cuerpo de tu bebé

El desarrollo de tu bebé durante la semana 14

Esta semana comienza el segundo trimestre. Este es un momento muy importante porque marca el final de un periodo de desarrollo muy delicado para tu bebé. Todas las estructuras básicas de su cuerpito, tanto por dentro como por fuera, ya están formadas, aunque en miniatura. Tu bebé mide desde la cabecita hasta el final de la espalda un poco más de 9 centímetros y pesa alrededor de 45 gramos.

El cuerpo está creciendo ahora con más rapidez que la cabecita. Ya se puede distinguir el cuello. Al final de esta semana los brazos se habrán alargado y se verán proporcionados con el resto del cuerpo, aunque las piernitas todavía tendrán que crecer un poco más para verse igual. Las manos y los pies están más flexible y activos aunque aún no lo puedas percibir.

Si lo vieras de cerca notarías que le está apareciendo por todo el cuerpo un vello muy finito que se llama lanugo. Y como ya tiene los músculos de la cara más desarrollados, hace muecas y puede que hasta se chupe un dedito de vez en cuando.

Los riñones están produciendo orina, la que luego es largado en el fluido amniótico a su alrededor. Este proceso lo mantendrá hasta su nacimiento.

Esta semana empezará el hígado a producir bilis – una señal que está cumpliendo su labor correctamente. El bazo también empezará a ayudar en la producción de glóbulos rojos.

Semana 14 – Cambios en tu cuerpo

Esta semana comienza el segundo trimestre y ya la posibilidad de tener un aborto espontáneo ha disminuido mucho. Los síntomas como la náusea, la fatiga o el dolor en los pechos, estarán casi desapareciendo (y si no están mejorando, lo más probable es que no tarden mucho en hacerlo).

Muchas mujeres embarazadas se sienten mejor en estas semanas, con más energía y más cómodas con los cambios corporales. Algo que también es nuevo es que tu pancita está empezando a crecer, aunque si éste es tu segundo embarazo, puede que lo hayas notado antes.

El útero está sólo un poco por encima de los huesos del pubis, pero lo suficiente para que se te empiece a notar un poquito que estás encinta. Es una época muy linda para estar con tu pareja, soñar y planear el futuro.

También es normal estar preocupada con todos estos cambios, pero intenta disfrutar de estas semanas porque son muy especiales. Ya no tienes tanto malestar y el vientre todavía no ha crecido tanto como para sentirte incómoda.