Assign a 'primary' menu

Category Archives for Semana 19

Semana 19 Desarrollo de tu bebe

Desarrollo de tu bebé semana 19

Esta semana, tu bebé ya tiene el tamaño de un tomate grande. Esta semana estará pesando alrededor de 240 gramos y mide un poquito más de 15 centímetros.

Sus bracitos y piernas ya están proporcionados con el resto del cuerpo y le está empezando a crecer cabello en la cabecita.

Sus riñones continúan haciendo orina. Una capa protectora le cubre la piel para que no le dañe el líquido amniótico.

El desarrollo sensorial del bebé está aumentando. Su cerebro está designando áreas especializadas para distinguir el olor, el sabor, los sonidos, la visión y el tacto.

En estas semanas también está desarrollando el sentido del oído, junto con los demás sentidos. Pero, ¿qué puede estar escuchando en tu vientre? ¡Muchas cosas! Puede oír el sonido de tu sangre pasando por las venas, los ruiditos que hace tu estómago al digerir, y por supuesto… ¡tu voz! Hay mujeres que le hablan directamente a sus bebés, pero aunque tú no lo hagas, tu bebé puede escucharte cuando hablas. No sólo eso; según las investigaciones, el bebé sabe distinguir tu voz de la de otras personas y es la que más le gusta de todas las voces que escucha. Se ha comprobado que cuando una mamá encinta habla, el corazoncito del bebé late más despacio porque se relaja. Y también puede conocer la voz de papá. Dile a tu pareja que le hable a tu pancita porque al bebé también le gustará. También es una buena idea leer en voz alta para así conocer tu voz.

cambios fisicos en tu cuerpo semana 19

Semana 19 Cambios en tu cuerpo

Cambios en tu cuerpo

¿Te ves grande ya? No te alarmes porque en las próximas semanas tu vientre va a crecer muy rápidamente.¡Te queda muy poquito para llegar a la mitad del camino!

Algunas molestias.

En estas semanas, ahora que tu pancita ya está más grande, puede que sientas algunas molestias en la parte baja del vientre (quizás lleguen hasta el pubis) o incluso un dolor intermitente, que se siente como un calambre en uno o ambos lados del vientre, especialmente cuando cambias de posición al final de un día activo.

Se trata del dolor en los ligamentos redondos y está causado por el estiramiento de los músculos y los ligamentos que soportan el peso de tu útero. No es nada grave, pero si el dolor continúa incluso cuando estás descansando o se vuelve continuo y severo, debes decírselo a tu doctor.

Para el dolor puedes probar masajear suavemente los ligamentos y músculos doloridos o usar un paño caliente (lo puedes calentar con la plancha). Si te siguen doliendo, si el dolor es sólo en un costado o si te duele en la parte baja de la espalda, es buena idea llamar a tu doctor.

Cambios en la piel.

Puede que últimamente hayas notado algunos cambios en tu piel. Quizás incluso tengas las palmas de las manos más rojas. No es nada por lo que debas preocuparte.

Debido al aumento de los estrógenos, es común que durante el embarazo ocurra esto e incluso que tengas manchas más oscuras en la piel. Cuando aparecen en los pómulos, en la frente o encima del labio, se llama cloasma, y también se conoce como “la máscara del embarazo”.
Estas manchas pueden aparecer de igual forma en los brazos o en otras áreas que hayan sido expuestas al sol. Además, la piel de los pezones y del interior de los muslos, las pecas, las cicatrices, las axilas, y también la vulva se oscurecen durante el embarazo. Algunas veces puede aparecer una línea oscura que va desde el pubis hasta el ombligo que se llama línea nigra. Todo esto se debe a un aumento temporal en la melanina, que es la sustancia que da color al cabello, piel y ojos.

Estas manchas oscuras desaparecerán luego del parto. Mientras tanto te conviene protegerte del sol ya que el sol intensifica los cambios en la pigmentación. Cúbrete, usa un sombrero y una crema protectora cuando sales al intemperie. Y si estás consciente de las manchas en la cara, éstas se pueden disimular con maquillaje.

Hormigueo en las manos

Probablemente estés sufriendo el síndrome del túnel carpiano. Como ahora estás reteniendo más líquidos en el cuerpo, estos fluidos están inflamando los tejidos de los nervios en tus muñecas y en tus manos, y pueden hacer que algunos nervios se compriman produciendo esa sensación de hormigueo o incluso de dolor.

Te puede ayudar tomar un diurético para aliviarte de la retención de líquidos. Se puede tomar en forma de infusión. Hay muchos tipos de diuréticos por lo tanto ten cuidado que el que elijas no sea nocivo durante el embarazo.